Cómo asegurarse un parto vaginal

Este fin de semana que pasó tuve el privilegio de acompañar a dos parejas en el nacimiento de su hijo. Dos partos respetados sin apuros en paz y cuyos resultados fueron bebés sanos. Y desde hace tiempo quiero escribir este post.
En mi práctica como educadora perinatal veo que hoy en día la gran mayoría de los nacimientos ocurren por la vía quirúrgica. Y siempre me pregunto, porqué si la OMS sugiere 15% de cesáreas, tenemos un número muy superior a ese sobretodo en las prácticas privadas.

Siempre me pregunto porque los países escandinavos si se mantienen dentro de estas recomendaciones mientras que los países en vías de desarrollo están tan alejados. En Ecuador bordeamos la mitad de nacimientos por cesárea, y si la mujer se atiende por vía privada puede llegar hasta un 80%.

Me he dado cuenta que la mayoría de las clientas que logran tener un parto vaginal tienen varias cosas en común. Recalcó que la información que comparto en este post es estrictamente anecdótica y carece de base cientifica, sin embargo es lo que he observado a través de los años.

1. Tener un embarazo relativamente sano y sin complicaciones. Una manera de asegurarnos de que esto suceda es mantener una vida sana sin muchos vicios que involucre actividad física y una buena alimentación. Cuando hablo de actividad física me refiero a movimiento. Es decir no estar sentada por ratos prolongados y caminar. Buscar espacios para hacer paseos o caminatas tranquilas donde se respira aire puro y se distrae. Esto debería hacerse por lo menos 4 veces por semana. También caminar, opten por caminar en vez de ir en carro a lugares cercanos.

2. Confiar en su cuerpo y conectarse con en. La confianza de que nuestro cuerpo está diseñado para gestar, parir y amamantar. Si las mujeres no pudiéramos hacer esto nos hubiéramos extinguido hace mucho tiempo como especie humana.

El cuerpo se abre para la salida de ese bebé que hemos generado por 10 meses y esto ocurre por un proceso fisiológico del cual nos hemos preparado desde que nosotras estábamos en los vientres de nuestas madres (las niñas que están en nuestros vientres ya se están preparando para algún día en 25 o 30 años gestar y parir). El cuerpo sabe que hacer y cuando lo dejamos hacer nuestro cuerpo responderá acordemente.

El parto duele, si duele mucho. Sin embargo no es algo que no podamos resistir. Y no hay mujer débil o con bajo umbral del dolor. Cuando se está pariendo el cuerpo mismo y la conciencia nos protege para entrar en un trance que nos permitirá rendirnos ante la situación y dejar que fluya.

3. Tener apoyo de su pareja y familiares. Las parejas no quieren ver a la.mujer que aman “sufrir”. Pero este es el momento para apoyarlas y en vez de sentir lástima por su dolor, darle apoyo para que este momento pase acompañada de él. Es un momento en el que deben admirar su esfuerzo y simplemente estar ahí alabandola.

En cuanto al resto de la familia si bien ellos se preocupan por su bienestar y obviamente quieren lo mejor para ella, ellos deben respetar las decisiones de la pareja y apoyarlos. Me he topado en algunas ocasiones con chicas que dicen mi familia no está de acuerdo con que tenga un parto vaginal. De nuevo, es obvio que se preocupen pero las decisiones se toman por la dueña del cuerpo y las decisiones no se deben tomar para complacer a terceros. Deben ser totalmente autónomas y tomadas con información basada en evidencia.

4. Tener un proveedor de salud apropiado. Este creo que es el más importante. Porque teniendo las tres primeras cubiertas y no la cuarta será muy difícil. Si para una pareja es importante debe buscar un proveedor de salud que se tenga una historia de atender partos fisiológicos. Buscar el proveedor de amigas que tuvieron parto natural. Hay que tener confianza en el proveedor y si está confianza se rompe nunca es tarde para buscar uno que este de acuerdo con nuestros deseos. Y no se trata de fanatisarnos y tenér parto normal a toda costa, pero de aumentar nuestras posibilidades de tener la experiencia que buscamos. Hasta aquel proveedor que apoya el parto normal tiene casos que tienen que terminar en cesárea, si. El tema es que sea una razón real y no una por conveniencia.

El parir es un rito de paso es algo que nos cambia en lo más profundo de nuestro ser. Nos prepara para lo que viene y para aquellas que queremos experimentarlo y vivirlo plenamente es imperativo tener un proveedor que realmente entienda esto. Yo encuentro que hoy en día se está perdiendo esto y es difícil encontrar uno. Espero equivocarme, pero en mi experiencia como doula yo he conocido pocos. Lo bueno es que si hay. Por ahí están. BUSQUENLOS. Busquen también el acompañamiento de una doula.

Este fin de semana como en muchas otras ocasiones evidencié que si se puede que con preparación y apoyo y confianza se puede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.